Se clausura la 6ª edición: la geografía y el elemento humano de Guinea Ecuatorial

En memoria de María Nsué, 1945-2017

El primer acto de la edición de 2017, después de la inauguración oficial, fue una conferencia dedicada en memoria de la fallecida escritora hispanoguineana María Nsué Angüe. Como en un domingo de pentecostés, el espíritu de la obra de “Ekomo” sopló en Viena con vivencias de la memoria de Malabo. Estuvieron presentes los escritores guineanos invitados, Remei Sipi Mayo, Juan M. Davies, y Joaquín Mbomío Bacheng. Estos, con la asistencia animada del escritor austríaco Erich Hackl, evocaron largamante la figura y la representación de María Nsué, no sólo en el marco de las letras guineanas, sino también en el espacio sociocultural hispanoguineano.

María Nsué era una escritora guineana. Nació en 1945 en Ebebiyín, cerca de la frontera con Camerún y Gabón. Emigró con sus padres a España cuano tenía ocho años. De regreso en su país, trabajó en el ministerio de Educación y Cultura de Guinea Ecuatorial. Ha escrito varios relatos cortos, artículos y poemas y siempre aseguraba tener varios manuscritos inéditos. Temas recurrentes en su obra son la opresión de la mujer y la sociedad africana postcolonial. En su obra más importante, “Ekomo” (1985), la primera novela publicada por una mujer guineana, narra la historia de una mujer fang que, a la muerte de su marido, se atreve a desafiar ciertos tabúes y normas de la sociedad africana.

Testimonio Mischa G. Hendel

Yo conocí a María Nsué en octubre de 2008 en Malabo. Llegué a Guinea Ecuatorial con la idea de hacer entrevistas a escritores guineanos. Muchos no saben que hay pocos escritores que viven en Guinea, la mayoría residen fuera del país, en España, Francia, Estados Unidos. En Guinea, me daba la impresión de que María Nsué era una persona casi invisible. Yo no sabía donde encontrarla, ni por donde empezar a buscarla. La búsqueda empezó en los entornos y barrios de Madrid. Fui con Teobaldo Nchaso en Getafe, Alcorcón, Móstoles, Fuenlabradas y a varios sitios más, pero nadie tenía una idea exacta donde se alojaba la escritora. Meses después me fui a Guinea, y la gente en Malabo tampoco no tenía claro donde residía la autora guineana. Más tarde, me dijeron que de vez en cuando pasaba por el Centro Cultural Español de Malabo (CCEM). Un día vinieron jóvenes que frecuentaban el CCEM hacia mí diciendo: “María Nsué está en el Centro”. Acudí inmediamente en el lugar, y la encontré. Aquel día, la vi por primera vez, hablé con ella, y fijamos una cita para que la pueda entrevistar. Puedo decir que tuve suerte.

La charla con María Nsué fue interesante, aunque guardaba distancias prudenciales como toda persona temeroza del ambiente reinante… La escritora se mostró muy reservada en varios aspectos. Una semana después, ella se acercó de nuevo a mí, diciendo que quería hacer otra entrevista conmigo, y contarme con más detalles temas que le interesaba abordar. Esta vez habló de sus experiencias, sus vivencias y su existencia en un país de reciente creación:

Tuve la suerte de nacer guinenana en la época que nací, porque creo que muy poca gente puede decir lo mismo, de ver como crece el país contigo. Van cambiando la historia contigo, es alucinante. Hemos llegado a donde hemos llegado. Nací en colonia, de colonia a provincia, de provincia a autonomía, de autonomía a independencia, el gobierno anterior, este gobierno. Espero que tenga algunos años más para ver lo que va a pasar, o no tenerlo para mejor no verlo, no sé. Son dos sentimientos contradictorios.”

Las obras estan colocadas a la altura de los demas escritores a nivel internacional. No puedes ir por el mundo pensando que “yo soy un escritor guineano, tengo que escribir como un guineano, tengo que estar a la altura de un guineano”. Porque ahora mismo el ecritor guineano no esta definido en una escala internacional.”

Yo nací – africana – en una época donde no había ni heroinas ni heroes guineanos, negros, africanos. Ten en cuenta que yo crecí en España. Veía grandes actrices blancas, veía grandes actores blancos, la historia era de los blancos. No teníamos heroes. Y cuando empecé a escibir esta novela que se ha hecho popular, yo creo que el éxito de Ekomo está precisamente en que la juventud empieza a tener a alguien a quien quiere parecerse (a la protagonista del libro – no a mí). Y esto es importante para mí.

Esas declaraciones forman parte del documental “Voces literarias de Guinea Ecuatorial” (2009). Los escritores guineanos invitados en Semana de Literatura Guineoecuatoriana, Remei Sipi Mayo, Juan M. Davies y Joaquín Mbomío Bacheng, tomaron como base referencial y punto de partida el recuerdo inolvidable de María Nsué Angüe, como una de las figuras represantivas de la literatura guineana actual. La escritora guineana permanece, entre otras, con sus obras “Ekomo” (1985, segunda edición 2007) y “Cuentos y relatos” (2016). También cabe destacar el artículo de Benita Sampedro, una escpecialista de la literatura guineana sobre María Nsué publicado por el diario conservador ABC: María Nsué Angüe, la abuela cuentacuentos

La Guinea Ecuatorial, su geografía y el elemento humano

Durante la sexta edición de la primavera de Viena se abordó diferentes tópicos, en particular la sociología etnoligüística guineana, cuyas claves se explican a partir de algunos datos concretos como el que contiene ese texto que nos propone Joaquín Mbomío Bacheng.

Continuación del texto “Generaciones y corrientes en la literatura guineana actual”)

A la diferencia de los sus países fronterizos, Gabón y Camerún, que son Estados cique presentan una unidad territorial continental, el territorio guineano es un espacio desagregado. Se presenta de forma discontinua, formado por territorios separados que se localizan en diferentes puntos en el golfo de Guinea, destacando una región continental y varios territorios isleños.

Río Muni. Es el territorio más grande de Guinea Ecuatorial. Situado en la región continental, Río Muni es de unos 26.000 km² y forma una banda rectangular al borde del océano Atlántico, entre Camerún y Gabón. Allí vive la mayoría de la población guineoecuatoriana perteneciente a las etnias fang en el interior, ndowe y bisio en la costa. La principal aglomeración es Bata, capital continental. La toma de posesión de la región por parte de España se hará tardiámente, en 1885. Rio Muni será ampliamente explorada por Manuel de Iradier y Bulfi a cargo de dos expediciones en 1875 y 1884.

Bioko. Es la isla más grande de Guinea, con unos 2.017 km². Descubierta por el portugués Fernando Póo en 1471, la isla de Bioko se encuentra a unos 40 kilómetros de las costas Camerúnesas y alberga la capital de la Nación, Malabo. De este hecho, Bioko ha sido el escenario principal de la historia guineana. Los británicos ocuparon la isla de Bioko entre 1827 y 1832 fundando el establecimiento de Port Clarence, posteriormente Santa Isabel y hoy Malabo. En marzo de 1843, la expedición de Juan José Lerena iza el pabellón español y recibe la adhesión de la población local. Durante el periodo 1887–1897, varios representantes españoles establecen relaciones con el rey Moka de Bioko, quien en la segunda mitad del siglo XIX unifica a todos los clanes bubi, le seguirán Sas Ebuera entre 1899–1904 y el Rey Malabo entre 1904–1937, este último será traicionado por los españoles.

Annobón. De origen volcánica, la isla de Annobón es el territorio más remoto de la República de Guinea Ecuatorial, situada a 670 km de Malabo y a 580 km de Bata, al otro lado de la línea del ecuador. Incluye los pequeños islotes llamados Tortuga y Ye Cuín, con un total de 17 km². En 1836 el navegante español José de Moros llega a Annobón, entonces la isla está al mando de Pedro Pomba.

Corisco. Isla cargada de historia, Corisco está situada a 25 km del estuario del Muni. Posee 6,6 km de circunferencia. Corisco es el hogar de los bengas, pertenecientes a la etnia ndowe, con una superficie de aproximadamente 15 km². En 1858 llega el primer gobernador español, Carlos de Chacón y Michelena, que nombra teniente gobernador de Corisco a Munga I. Otros monarcas conocidos de la historia de Corisco son Bonkoro I y Boncoro II.

Elobey Grande y Elobey Chico. Son islas gemelas que adornan el vasto estuario de Río Muni. Las islas de Elobey tienen una superficie conjunta de 2,46 km² (de los cuales Elobey Grande posee 2,27 km² y Elobey chico 0,19 km²). Sus habitantes son pescadores ndowes. Las islas Elobeyes contaban con una monarquía de los Bodumba. Esos fueron, entre otros, una de las últimas dinastías reconocidas por la Corona española, como lo atesta un documento publicado en 1864.

Mbañe (o isla de los ratones). Al sur de las Islas Elobey se encuentran 3 islotes, Mbañe, Cocoteros y Conga, de los cuales la más grande es Mbañe, habitada por pescaderos bakukus pertenecientes a la etnia ndowe.

El elemento humano guineano

El elemento humano guineoecuatoriano se asemeja a su geografía, es muy variado. Se trata de una población mayoritariamente de origen bantú, la cultura dominante en África central y sur, pero también en las islas que predominan otras culturas asentadas como consecuencia de los movimientos migratorios precoloniales y trata de negros (islas de Bioko y Annobón principalmente). El guineano de hoy se compone principalmente de las étnias fang, ndowe, bubi, Annobónés, bisio, fernandino o criollo. Un cóctel cuyo elemento integrador común es la hispanidad, es decir el pasado colonial español común. Esa es la base de la identidad guineoecuatoriana de hoy.

Los Annobóneses o ambos. El pueblo ambo o Annobónés es uno de los componentes humanos que aportan con su fuerte personalidad y temple la formulación de la identidad guineoecuatoriana en su vertiente hispana. El hombre ambo de Guinea Ecuatorial es el que también guarda en su memoria ancestral la historia viva del drama que sufrieron los pueblos negros del continente africano con la imposición del comercio de esclavos por las potencias europeas.

Descubierta por los portugueses, la isla de Annobón (anno bueno) permanece en manos de los lusitanos hasta marzo de 1778, tras los tratados de San Ildefonso (1777) y el Pardo (1778), cuando Annobón y Bioko son cedidas a España con derechos de libre comercio. En 1836, los ambos son objetos de atención y redoblado interés por la administración española cuando el navegante español, José Moros, visita la isla entonces bajo la responsabilidad de Pedro Pomba. En Guinea la inédita experiencia vivida por el pueblo ambo, que se vio envuelto en la gran saga occidental de trata trasatlántica, es la que hace de éste un actor testimonial de la historia africana. Por eso el Annobónés se presenta como un hombre de combate, agresivo, siempre en estado de alerta, pero también es generoso, dotado de una peculiar sensibilidad. Inmerso en su inmensa mar de Annobón, el ambo es un navegante exuberante, lúcido y tremendamente humano. El ambo es un isleño abierto que va a la conquista de otras islas (Bioko) y también de su continente (Rio Muni) sin complejos; porque habla también un castellano impecable, como el de la isla de corisco, asimilado luego de varios siglos de presencia española. Los escritores Paco Zamora y Juan Tomás Ávila Laurel son ejemplos claros del positivismo existencial arrollador que proyecta el pueblo ambo en toda Guinea desde su remota isla de Annobón.

Los Bisios. Los Bisios son los que se designan “Ntumba Kuale” o hijos del pueblo bantú. Los etnólogos les designa como pueblo semi-playero porque efectivamente, al ser pueblo bantú vive tanto en el marco geográfico ndowe, es decir en el litoral, como en el interior de la selva. Los bisios presentan tradiciones culturales que comparten tanto con los ndowes que con los fang. Su territorio de ocupación se extiende desde la zona boscosa de los alrededores de Kribi, sur de Camerún, el litoral riomunense y el norte Gabónés. A veces su integración en el mundo fang llega a ocultar su impacto cultural, como es el caso de los Ngama, una de las tribus bisio (Mocuc en fang) que se identifican como fang cuando viven en el interior del continente. Constituyen un poco más del 3% de la población guineana.

Los Bubis. Para muchos guineanos de cultura continental, una isla tiene siempre un encanto particular que es también el elemento diferenciador que configura su realidad concreta. Es precisamente esa la visión que proyecta el pueblo bubi cuya identidad se caracteriza por su gran arraigo a su tierra natal Bioko. Esa realidad viene reflejada de forma lírica en los escritos de tres destacados poetas de Bioko: Justo Bolekia Boleká, Juan Balboa Boneke y Ciriaco Bokesa Napo.

Pueblo de noble abolengo, impreñada de una profunda espiritualidad que emana de su espacio natural, los Bubis se encontraron muy pronto confrontados por las expediciones negreras europeas, holandeseas e ingleses en particular. Sus reyes optaron por su adhesión a la soberanía española. La asimilación cultural castellana fue rápida y profunda, acabando con la mayor parte de sus formas de vida tradicionales. El pueblo bubi la integran diferentes clanes que se encuentran en toda la isla. Cada población Bubi es gobernada por un jefe hereditario o butuku, o cocorocó, los bubis aparecen como una sociedad matrilineal con una cultura basada en la integración social del individuo en el seno de la comunidad.

La actividad principal es la agricultura, predominando la plantación del ñame y de la malanga, cuyo ciclo de producción estructura también el ritmo de vida de la comunidad. Según algunas versiones de la mitología bubi fue una mujer, Bisila, la que incitó a los bubis el cultivo del ñame. El periodo de recolta del ñame da lugar a ceremonias y manifestaciones festivas en honor de la madre Bisila, que es también fuente de inspiración del canto tradicional bubi. Otras actividades son la pesca y el manteniendo de rebaños de cabras y otros animales domésticos.

La teología bubi presenta la existencia de un dios del bien, “Rupé”, asimilado en parte por el dios cristiano, y un espíritu del mal “Morimó” de quien hay que protegerse, pues es el causante de todos los males que personal o socialmente puedan ocurrir. La tradición bubi se adapta perfectamente al catolicismo que es la religión mayoritaria en Guinea Ecuatorial. Uno de los más grandes centros del catolicismo guineano, Concepción Biapa, fundado en 1778 en la isla de Bioko, ha sido un factor de promoción cultural del pueblo bubi. El aporte sociocultural bubi es inestimable en el marco guineoecuatoriano, representan más del 15% de la población total guineana. Junto a las demás étnias, los bubis han pagado un alto tributo, en coste humano, víctimas del represivo régimen postcolonial imperante en el país desde el 12 de octubre de 1968, día de la independencia.

Muchos sitúan el origen de los bubis en Tico, en la actual república del Camerún. El pueblo bubi se regia por una monarquía propia que remonta a mucho antes del siglo XVII. Los principales reyes bubis fueron:

Dinastía Bamöumá

  1. Mölambo (1700-1760)
  2. Loríité (1760-1810)
  3. Löpóa (1810-1842?)

Dinastía Bahítáari

  1. Möadyabitá (1842-1860)
  2. Sëpaókó (1860-1874 o 1875)
  3. Moka (1875-1899)
  4. Sás-Ebuera (1899-1904)
  5. Malabo Lopelo Melaka (1904-1937)

Los Fang. La mitologia fang habla de la gran migración del pueblo fang (Dulu Bon ba Afiri-Kara) proveniente probablemente de la región del Egipto actual, según tesis del egiptólogo senegalés Cheik Anta Diop (Nations Nègres et Culture Tom II, pg 402) y fuentes próximas. Lo cierto es que los fang llegan en África Ecuatorial a finales del siglo XVIII y hasta hoy sus movimientos migratorios no se han terminado completamente. Se asientan últimamente en las islas, en Bioko y en São Tomé e Príncipe. Los Fang constituyen una de las étnias más numerosas de África central, un censo francés del 2003 arrojaba una estimación de 4.200.000, los Fang presentes en los tres países Gabón (450.000 habitantes – 60% de la población), Camerún (3.200.000 habitantes – 20% de la población) y Guinea Ecuatorial (390.000 habitantes – 80% de la población). Este censo no hacía mención de los otros dos grandes países donde la población fang está también presente, Congo Brazzaville y Centroáfrica.

La organización social fang es piramidal, en la cumbre se sitúa la etnia, fang. El verdadero nombre de los Fang es Ekang, que significa símbolo, signo, carácter, letra y por extensión cultura. La etnia fang se subdivide en varios grupos linguïsticos que ocupan también diferentes áreas geográficas, los más importantes son Bulus, Mekieñ, Ewondo, Beti, Eton y los otros dos más conocidos en Guinea Ecuatorial, los Ntumu, que ocupan la zona Norte y Oeste de Rio Muni y los Okak que ocupan la zona Sur y Este, los dos grupos les separa el rio Weule, Woro o Rio Benito que atraviesa diametralmente la región continental. Cabe señalar que las diferencias lingüísticas de los Fang reflejan únicamente las disparidades geográficas o regionales. Existen entre todos los Fang los mismos lazos consanguíneos mediante el tercer factor de identificacón del hombre Fang que es la tribu. De manera que un Fang de la tribu Eseng, puede ser Ntumu de OborKuu (Ebebeyin) u Okak de Egombegombe (Mbini). Los Fang se identifican por una fuerte cohesión social y lazos de solidaridad familiar. Cada tribu a su vez se subdivide en clan (Nde Bot), y cada clan en diferentes familias y grupos patriarcales. Los fang pertenecen al sesgo cultural bantú.

El Fang reconoce la existencia de Dios, Nzama, que vive en un poblado con sus mujeres e hijos, pero también con sus hermanos, Kara Mebegue, Nsong Mebegue etc. De este hecho, el Fang posee también todo el repertorio necesario para el ciclo vital de un individuo, en su liturgia existencial, desde su nacimiento hasta su muerte, por eso el Fang es siempre reacio ante aportes culturales exógenos. Los poblados fang tradicionales se presentan como ciudados-Estados con administración propia y autónoma bajo la dirección de un jefe asesorado por un consejo de ancianos. Los Fang nunca tienen un jefe único, organizan asambleas para resolver pleitos y formar alianzas tribales. El materialismo fang hace que esa etnia se adapte constantemente a la evolución de los tiempos, desde el periodo colonial hasta hoy. En África central y en Guinea en particular los fang juegan un papel de primer plano. El teólogo antropólogo guineoecuatoriano Joaquín Mbana es el que mejor ha analizado este tópico (ver también su artículo “Pluralismo religioso y el politeísmo”, El Árbol no. 5-2007, revista del Centro Cultural Español de Malabo).

Los Fernandinos o criollos. En la edición 2017 de la Semana de Literatura Guineoecuatoriana, se destacó justamente uno de los miembros más eminentes del sesgo cultural fernandino-criollo, Juan Manuel Davies, que es a la vez una de las mejoras plumas de la literatura guineana actual. Otra de las figuras criollas guineanas es la universitaria Trinidad Morgades Besari. En uno de sus artículos de la revista del Centro Cultural Español de Malabo, Morgades Besari explica que los Criollos de África Occidental son los esclavos liberados y establecidos en Freetowm (Sierra Leona). La identidad criolla se forja por el mestizaje entre la cultura occidental y la cultura negra, su lengua es también la criolla. Sin embargo, el primer contingente de Fernandinos lo forman 260 esclavos negros traidos de Cuba en cumplimiento de la Real Orden publicada en octubre de 1861.

Los criollos llegan a Guinea Ecuatorial, concretamente en la isla de Bioko, traídos por misioneros y comerciantes británicos, en torno al año 1927, año de la fundación de la ciudad de Clarence (Malabo) por el capitán británico Owen. El criollo fernandino habla mayoritariamente el pidjin (mezcla de inglés y lenguas afronegras), configura también la burguesía local isleña. Trinidad Morgades cita la descripción que se hace de los criollos guineanos en 1985 por Granda: “Esta comunidad (de habla inglesa, religión protestante y educación británica) constituyó, durante todo el siglo XIX y los primeros decenios del XX, la gran burguesía local, dedicándose, sobre todo, al comercio, la exportación agrícola y las labores burocráticas en la capital de la isla y en el resto de ella. Y, aún después de esas fechas y hasta 1968, el grupo social denominado “fernandino” o “criollo” vino a representar un segmento extraordinariamente importante, por su posición institucional clave, en el funcionamiento y desarrollo de la vida insular”. Difícilmente se puede precisar el número de habitantes de esa comunidad en la isla, pero su influencia se deja sentir poderosamente en el ámbito social, cultural y económico. Se puede decir que la identidad cultural malabeña (capital de la Nación) es fundamentalmente criolla.

Los Ndowes. Según los trabajos del antropólogo Gabónés Alphonso Mpeke, uno de los grandes especialistas de los estudios ndowe, el término genérico ndowe designa al conjunto de grupos y pueblos que presentan la misma singularidad lingüística, la comunidad lingüística Ngala (lingala o lengua/Ngala). La Nación Ndowe esta compuesta por cuatro grandes grupos a saber: los Bomba (Bona mba) los Bongwe (Bona Nwe), los Bondanga (Bona Ndanga) y los Mvaé. En este contexto, por la distribución geográfica, usos y costumbres la identidad cultural ndowe se extiende por todo el litoral de la costa atlántica, atravesando los principales países de África central: Camerún, Guinea Ecuatorial, Gabón, Congo Brazzaville, Congo Kinshasa (RDC) y Angola.

Parecido a los fang, los grandes grupos ndowes se subdividen en diferentes grupos con asentamientos geográficos y localizaciones espaciales diferentes:

Los Bomba se subdividen en Batanga, Bapuku, Balima o Malimba, Duwuala o Duala, Benga y Bakota (esos grupos se encuentran en Camerún y en Guinea Ecuatorial, Gabón y Congo Brazzaville).

Los Bongwe: Iyasa, Bwéko, Mari, One, Baseke, Asonga, Combe, Moma, Mapanga, Bobenda, Djañe (todos se encuentran en Guinea Ecatorial).

Los Bondanga: Ndibwe, Balengi, Seke Ndibwe (Camerún), Seke, Mpongwe, Orundu, Nkami y Miene (Gabón – se les llama Benga o corisqueños en Guinea), Ovivindu (Angola); Bangala (los dos Congos Brazzaville y Kinhasa)

Los Mvae: Este grupo presenta la particularidad de integrar en su seno una rama fang y se componen de los Bajéli, Mabi, Ngumba y fang (Gabón y Congo). Podría sorprender el hecho de que la rama ndowe del Mvae integre en su seno a los Fang, pero es la mejor prueba que se trata de pueblos de extirpe bantú con mexclas y cruces. Es también el caso de los Bisios o Ntumba kuale.

Los ndowes que pertenecen, como los fang, a la extirpe bantú, han seguido un itinerario migratorio paralelo o parecido en el tiempo y en el espacio al de los fang. Provenientes del norte de Egipto, los ndowes llegan en la meseta del rio Congo hasta el litoral Atlántico, ocupando toda la costa desde Camerún hasta Angola. Aun siendo agricultores como los fang, los ndowes prefieren la pesca y la navegación. Sus poblaciones presentan una organización próxima a la de los fang pero con un sentimiento jerargico centrado en un patriarca que encarna también la autoridad ancestral. Los poblados ndowes tradicionales estaban organizados en torno a figuras de la nobleza real. Los ndowes de la costa les ha tocado el papel histórico de convivir con el blanco colonizador, mientras que su hermano fang será protegido por la selva durante cierto tempo. La cultura ndowe es una de las más amenas y misteriosas de Guinea Ecuatorial. Los ndowes oscilan entre 7 y 8 % de la población total guineana. (A.N. Mpeke, Coafrwology: Developing a new African paradigm, Ligali, 2007.)

… continuará …

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: