Información básica

 

Las circunstancias de la literatura de Guinea Ecuatorial

guinea_karik. mapa_guinea 

Los aviones que llegan desde Europa a Malabo llevan trabajadores de la industria petrolífera de todas partes del mundo. Estos trabajadores no llegan a conocer el país, ya que son llevados enseguida desde el aeropuerto a las plataformas en alta mar. Guinea Ecuatorial es el único país africano dónde el español es lengua oficial y el tercer mayor productor de petróleo al sur del Sáhara. Salvo por el petróleo, Guinea no es conocida en el mundo, tampoco en España. Los españoles no tienen casi ningún conocimiento de la antigua colonia del golfo de Guinea, a pesar de tener aspectos comunes como el idioma y las vinculaciones históricas.

            Manfred Nowak, Relator Especial de la ONU sobre la Tortura desde 2004 hasta 2010, estuvo en Guinea Ecuatorial en noviembre de 2008 durante una misión de observación de derechos humanos. “El país vive un boom económico”, dijo durante una entrevista para la revista Südwind.[1] “Eso potencia al gobierno y al presidente respectivamente y lo inmuniza contra la crítica desde fuera.” La riqueza creciente del petróleo deja sus huellas. Hay muchas obras en construcción, pero son obras que no traen un proceso de desarrollo a la población misma. En vez de asegurar el acceso a la electricidad y al agua, se construyen edificios gubernamentales, paseos marítimos y avenidas de lujo. En la capital, Malabo, no hay transporte público, aparte de taxis y algunos pequeños autobuses de larga distancia. Además, se realizan muchos controles en las carreteras, supuestamente por seguridad. La población guineana está muy descontenta con estas medidas, pero apenas nadie se rebela.

            Partiendo de esa situación, Mischa G. Hendel de la Universidad de Viena, busca respuestas a preguntas sobre el significado de la literatura en Guinea Ecuatorial. Las entrevista con significantes escritores guineoecuatorianos, como Donato Ndongo Bidyogo, Juan Balboa Boneke, María Nsué Angüe, Juan Tomás Ávila Laurel, César Mba Abogo, Guillermina Mekuy, Paco Zamora Loboch, Justo Bolekia Boleká, entre otros, se incluyen como fuentes dentro de la tesis doctoral de Mischa G. Hendel (2011), en las que analiza las condiciones de la producción y de la percepción de la literatura de Guinea Ecuatorial, tanto dentro del país como en el extranjero. Además, las entrevistas forman parte del documental “Subvaloradas, sin ser vistas. Voces literarias de Guinea Ecuatorial“ (2009), producido y dirigido por el mismo Hendel.

 foto_presidentesamigos guinea_espana

Creación cultural en Guinea Ecuatorial

La creatividad y la cultura sufren bajo las represiones del gobierno de Teodoro Obiang Nguema. No existe una vida cultural moderna fuera de las murallas de los centros culturales. “No es sólo el silencio de Macías, es también el silencio de Obiang”, el escritor Paco Zamora Loboch acerta durante la entrevista con Mischa G. Hendel.[2] “Guinea es el único país que no tiene ni un periódico, ni una librería, no hay ni un solo museo, ni un solo cine.” Cada día, cientos de jóvenes vienen al Centro Cultural Español, que sirve como espacio protegido, para estudiar. La biblioteca se llena hasta el último asiento, allí la gente puede decir lo que piensa. Muchos vienen para participar en los eventos culturales, que son presentaciones de libros, conciertos, cine, teatro, exposiciones, etc. Sin embargo, la mayoría viene por la luz que no tiene en su propia casa.

 

Dificultades de los escritores guineoecuatorianos

¿Cómo es la situación para crear escritores en el país? Un potencial escritor en Guinea Ecuatorial tiene que enfrentarse a varias dificultades para escribir y, sobre todo, para publicar. En Guinea Ecuatorial no hay editoriales que publiquen las obras de los escritores del país. Así, el Centro Cultural Español ha tomado también el papel de editorial para los autores, con la organización de premios literarios, por ejemplo. “Nosotros lo que hacemos es facilitar que algunos libros vean la luz. Normalmente, la edición se hace compartida con alguna editorial, porque pensamos que nosotros como institución no tenemos capacidad de distribución”, Enrique León explica el papel del Centro Cultural Español en Malabo.[3] Enrique León es coordinador de la red de centros culturales de España en Iberoamérica y en Guinea Ecuatorial. Las editoriales imprimen y publican los libros en España y mandan una parte a Guinea Ecuatorial. Las publicaciones no funcionarían sin subvenciones por parte de instituciones españolas, porque esos libros tienen poca distribución en las librerías españolas.

 

Distribución de la literatura guineoecuatoriana

Hendel mismo tuvo que recorrer varias librerías y bibliotecas en España para conseguir obras de autores o de temática guineoecuatoriana,[4] a pesar de la gran cantidad de libros que existen sobre la Guinea Española y Guinea Ecuatorial respectivamente. Los hasta hoy día dieciséis volúmenes de la “Bibliografía general” de Max Linger-Goumaz, experto suizo y apasionado del tema guineoecuatoriano, muestran esta magnitud.[5]

            Las revistas culturales y literarias tampoco se dedican a la literatura de Guinea Ecuatorial. En Guinea existían las revistas África 2000. Revista de cultura y El Patio. Revista de cultura hispano-guineana, editadas por el Centro Cultural Español. África 2000 fue publicada entre 1987 y 1994 (números 1-22), El Patio entre 1993 y 2000 (números 00-75, además un número en 2002). La sucesión de estas revistas se llamaba El Árbol del Centro (7 números entre 2005 y 2008) que tampoco sigue existiendo. Las revistas actuales se llaman Atanga y Palabras. Revista de la cultura y de las ideas. Palabras es una revista online bajo la dirección de Donato Ndongo Bidyogo.

            Hay pocas revistas internacionales que han publicado contribuciones con referencia a Guinea Ecuatorial. Existen ediciones especiales sobre Guinea Ecuatorial en Quimera (1992), Extramuros (edición especial “Al Sur del Sahara” en 1999) Afro-Hispanic Review (2000 y 2010)[6] y Arizona Journal of Hispanic Cultural Studies (2004)[7]. Artículos, entrevistas y reseñas han sido publicados en las revistas Notre Librairie, Matatu y Estudios Africanos oder Africultures, pero revistas prestigiosas como Research in African Literatures y Présence Africaine han ignorado la literatura africana en lengua española. Estas literaturas simplemente no han sido presentes en el debate científico desde la independencia en 1968 hasta hoy. (véase Ngom Faye 1993, 410)

            Los autores que podían publicar con el apoyo de institutos como la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Madrid) o el Centro Cultural Hispano-Guineano en Malabo[8], tenían una oportunidad pequeña de llamar la atención sobre su escritura. Muchas veces la mala calidad de impresión, la publicación sin ISBN y la falta de comercialización y distribución eran condiciones que han impedido que las obras guineoecuatorianas fueran consideradas exóticas. Justo Bolekia Boleká, escritor y profesor de filología de la Universidad de Salamanca, dice que el ISBN es “como la matrícula del libro. Un coche no puede circular sin matrícula en este mundo occidental. Y un libro no puede circular sin ISBN. Es inconcebible.”[9]

            Hoy día, la situación se ha mejorado por la fundación de editoriales como, entre otras, SIAL en Madrid o El Cobre en Barcelona, que publican obras de autores de Guinea. Las editoriales han dado un empuje a la edición de la producción literaria de Guinea Ecuatorial. Un gran empuje para la literatura guineoecuatoriana fue también la publicación de la primera antología de Donato Ndongo Bidyogo en 1984.[10] Para poder editar esta antología, Donato Ndongo fue literalmente de puerta en puerta solicitando manuscritos. A través de la antología vieron la luz tanto textos inéditos como una presentación de distintos autores de Guinea Ecuatorial. En 2000 la antología fue expandida, y Donato Ndongo Bidyogo y Mbaré Ngom Faye publicaron una nueva recopilación de la producción literaria de Guinea Ecuatorial.[11]

 

El público de los escritores guineoecuatorianos

Es difícil dar una definición del público de los autores guineoecuatorianos. “Un libro no debe ir dedicado única y exclusivamente a los guineanos”, piensa Teobaldo Nchaso, desde hace 2010 director de la Radio y Televisión pública en Malabo. “El libro tiene que cobrar suficiente vida autónoma para ser leído, entendido tanto por el público guineano como por el público español o por cualquier persona de cualquier país que quiera leer un libro”, explica Nchaso.[12] En la propia Guinea, el Centro Cultural Español regala los libros a los interesados. Predomina una gran ausencia de librerías y editoriales en el país. Abrir una librería o una editorial en Guinea Ecuatorial como negocio es una tarea difícil, por no haber subvenciones para este tipo de negocio y por el escaso público potencial. Un ciudadano medio de Guinea Ecuatorial primero tiene que cubrir otras necesidades – alimentarse a si mismo y a la familia. “La gente en este país casi no lee, la gente no tiene estanterías con libros, enciclopedias. ¿Por qué? Porque el dinero que se va a gastar para comprar un libro, lo tiene que gastar para comer”, dice Justo Bolekia.[13]

            Los autores de Guinea Ecuatorial escriben para un público internacional bien limitado, además de haber perdido o nunca haber tenido muchos lectores dentro de su país. Ningún escritor procedente de Guinea Ecuatorial puede vivir de sus escritos. De momento, los lectores de escritores guineoecuatorianos se quedan dentro de un círculo académico. Aún en este círculo, pocos estudiantes, investigadores y expertos literarios se dedican a la literatura de Guinea Ecuatorial. No obstante, la producción literaria del único país africano hispanohablante resiste la comparación, en cuanto a la calidad, con las literaturas de otras partes del mundo. El ecritor Syl Cheney-Coker dice sobre literatura en su país Sierra Leone:

“Simplemente, hay poca literatura que pudiera ser censurada. De alguna manera, no existe censura en Sierra Leone – la única censura que hay, es de forma económica. Si los libros están en las librerías, y la gente no se puede permitir comprarlos por poco poder adquisitivo – eso es censura.”[14] (Cheney-Coker, según Loimeier 1997, 53)

La situación en Guinea Ecuatorial es parecida a la de Sierra Leone. La gente sufre una censura indirecta de varias formas.

 

Censura indirecta en Guinea Ecuatorial

La falta de subvenciones frecuentes del gobierno de Guinea Ecuatorial para el sector cultural es una forma de censura indirecta. Si hay subvenciones, vienen de fuera, de otros países como España o Francia. La falta de acceso a luz y agua forma parte de esa censura. La ausencia de luz y agua en muchas casas tiene como una consecuencia grave: Bajo estas condiciones es difícil formarse de escritor en Guinea Ecuatorial. Los estudiantes se ponen bajo las farolas para estudiar. Cada tarde, los Centros Culturales Españoles de Malabo y de Bata se llenan de estudiantes, para aprovechar la luz que hay en estos lugares.

            La mayoría de los autores e intelectuales guineanos se ve hasta hoy obligada a escapar de la persecución y de la pérdida de cultura. Se exilian, sobre todo a España, el antiguo poder colonial.

 

El exilio

Desde el exilio en España Donato Ndongo Bidyogo, Justo Bolekia Boleká y otros autores observan el país donde nacieron y crecieron. Como muchos de los autores guineoecuatorianos en el exilio, ya no pueden entrar en el país. Durante la época de Macías desde 1968 hasta 1979, más de una tercera parte de la población escapó de la tiranía del dictador. Huyeron sobre todo a los países vecinos Camerún y Gabón, y como próximo paso a España. (véase Ndongo Bidyogo 1978, 37) Desde entonces, el exilio ha vuelto a ser una realidad diaria para muchos guineanos. “Creo que somos un laboratorio para que la gente vea, hasta que punto alguien puede aguantar dos dictaduras”, describe irónicamente Francisco Zamora a Guinea Ecuatorial.

            El exilio no sólo significa la distancia geográfica del país natal, sino es más bien un estado mental. Amechi Nicholas Akwanya escribe en un artículo para la revista African Literature Today (edición especial sobre “Exile & African Literature”): “Es inevitable que el individual sea pasivo en una secuencia de exilio, porque el exilio es una experiencia, es algo que está pasando con uno.”[15] (Akwanya 2000, 60) Bolekia Bolekaá, Zamora Loboch y otros exiliados no quieren quedarse pasivos. Luchan desde España contra la miseria de su país. Es una tarea difícil, sin apoyo del gobierno español ni de la prensa. Justo Bolekia intenta describir sus sentimientos: “Me niego a ser como las demás personas, diciendo: Eso es la vida. No, hay que luchar contra la vida. A veces me siento como una persona que sale a nadar, pero que de repente se encuentra en el medio del océano. Sabe que va a morir, pero tiene que seguir nadando. Y es lo que le pasa a la vida. Tengo que seguir luchando. Sé que no voy a conseguir gran cosa, pero tengo que seguir luchando.” Bolekia está luchando a su manera contra el régimen actual: “Escribo libros. De alguna manera trato de llegar en la mayoría de mis posibilidades donde no puedo llegar físicamente, por lo menos que los libros lleguen allí. Y la gente que los lea diga: Algo se puede hacer, o algo intentó este señor.”

Autor: Mischa G. Hendel

 

Bibliografía:

Akwanya, Amechi Nicholas. “Crisis of Filiation: Exil and Return in John Munonye’s Trilogy”, African Literature Today, n° 22, Trenton: Africa World Press, 2000: pp. 53-63.

Bautista Osubita, Juan. “Se habla español. Una introducción a la literatura guineana”, Quimera, n° 112-113-114, Barcelona: Montesinos, 1992: pp. 44-49.

Hendel, Mischa G. “Die Produktions- und Rezeptionsbedingungen der Literatur Äquatorialguineas mit Fokus auf Exilerfahrungen der SchriftstellerInnen“, Tesis doctoral, Viena: Universidad de Viena, 2011

Hendel, Mischa G. “Subvaloradas, sin ser vistas. Voces literarias de Guinea Ecuatorial“, Documental, 83min, A 2009.

Hendel, Mischa G. “Völlige Missachtung der Würde von Menschen“, Südwind-Magazin, n° 1-2, febrero de 2009, Wien: Südwind Verlag, 2009: p. 23.

Liniger-Goumaz, Max. “Guinea Ecuatorial. Bibliografía general XVI”, Genève: Les Editions du Temps, 2011.

Loimeier, Manfred. “Zum Beispiel Afrikanische Literatur“, Göttingen: Lamuv Verlag, 1997.

Ndongo Bidyogo, Donato. “10 años de un régimen impopular“, Mundo Negro, n° 204, octubre de 1978, Madrid: Misioneros Combonianos, 1978: pp.33-37.

Ndongo Bidyogo, Donato (ed.). Antología de la Literatura guineana, Madrid: Editora Nacional, 1984.

Ndongo Bidyogo, Donato y Mbaré Ngom Faye (eds.). Literatura de Guinea Ecuatorial (Antología), Madrid: SIAL Ediciones, 2000.

Ngom Faye, Mbaré: “La literatura africana de expresión castellana: La creación literaria en Guinea Ecuatorial”, Hispania Vol. 76, n° 3, Washington, D.C.: American Association of Teachers of Spanish and Portuguese, 1993: pp. 410-418.

 

Entrevistas:

Bolekia Boleká, Justo. Entrevista, por Mischa G. Hendel, 27 de julio de 2008, Madrid.

León Chacón, Enrique. Entrevista, por Mischa G. Hendel, 21 de julio de 2008, Madrid.

Nchaso Matomba, Teobaldo. Entrevista, por Mischa G. Hendel, 22 de julio de 2008, Madrid.

Ndongo Bidyogo, Donato. Entrevista, por Mischa G. Hendel, 30 de julio de 2008, Madrid.

Zamora Loboch, Francisco. Entrevista, por Mischa G. Hendel, 25 de julio de 2008, Madrid.


[1] Hendel, Mischa G. “Völlige Missachtung der Würde von Menschen“, Südwind-Magazin, n° 1-2, febrero de 2009: p. 23.

[2] Entrevista en Madrid el día 25 de julio de 2008.

[3] Entrevista en Madrid el día 21 de julio de 2008.

[4] Estas bibliotecas fueron, entre otras, las bibliotecas universitarias de la Universitat Barcelona, la Universitat Autònoma de Barcelona, la Universitat de Catalunya, la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Carlos III de Getafe, Madrid. Además, encontré obras de escritores guineoecuatorianos en la biblioteca del Centro de Información y Documentación Africana (CIDAF), en la Biblioteca Nacional de España y en la Biblioteca Hispánica de la AECID, las tres situadas en Madrid. En librerías, sólo pude encontrar o pedir obras con referencia a Guinea Ecuatorial en las librerías Altaïr, Casa del libro, La Casa de África, La librería de Lavapiés, y en pocas ocasiones en el FNAC y Corte Inglés.

[5] Liniger-Goumaz, Max. Guinea Ecuatorial. Bibliografía general XVI, Genève: Les Editions du Temps, 2011.

[6] Afro-Hispanic Review Vol. 19, no. 1 (Spring 2000): Guinea Ecuatorial: textos y contextos culturales e históricos, Guest editor: Mbaré Ngom; Afro-Hispanic Review Vol. 28, no. 2 (Fall 2009): Special Issue: Equatorial Guinea, Guest editors: Benita Sampedro Vizcaya und Baltasar Fra-Molinero

[7] Arizona Journal of Hispanic Cultural Studies Vol. 8 (Fall 2004): Special Issue: Equatorial Guinea and Spanish letters, Guest editors: Mbaré Ngom Faye und Michael Ugarte

[8] Desde 2003 la institución se llama Centro Cultural Español porque la participación del lado oficial y gubernamental de Guinea Ecuatorial se había retirado.

[9] Entrevista en Madrid el día 27 de julio de 2008.

[10] Ndongo Bidyogo, Donato (ed.). Antología de la Literatura guineana. Madrid: Editora Nacional, 1984.

[11] Ndongo Bidyogo, Donato y Mbaré Ngom Faye (eds.). Literatura de Guinea Ecuatorial (Antología). Madrid: SIAL Ediciones, 2000.

[12] Entrevista en Madrid el día 22 de julio de 2008.

[13] Entrevista en Madrid el día 27 de julio de 2008.

[14] „Es gibt einfach sehr wenig Literatur, die zensiert werden könnte. In einem gewissen Sinn besteht keine Zensur in Sierra Leone – die einzige Zensur, die es gibt, ist wirtschaftlicher Art. Wenn Bücher im Buchladen liegen, und die Leute können sie sich nicht leisten, weil die Kaufkraft gering ist – das ist Zensur.“

[15] “It is inevitable in an exile sequence that the individual is passive; for exile is an experience, something that happens to one.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: